¿Pueden adjudicarse daños por dolor y sufrimiento después de un accidente automovilístico?

Incluso después de una colisión aparentemente menor, su reclamación probablemente incluirá un componente de daños por "dolor y sufrimiento." Así es como funciona.

En casi todos los casos de accidente automovilístico donde el conductor o el pasajero lesionado presenta una reclamación contra el seguro o interpone una demanda, el reclamante o el demandante pretende recuperar los gastos de bolsillo y los daños por "dolor y sufrimiento." Los gastos de bolsillo, como facturas por servicios médicos y medicamentos, típicamente son fácil de documentar y probar. Los daños por "dolor y sufrimiento," por el contrario, son menos tangibles y más difíciles de probar. Incluso, puede llegar a ser una categoría de daños más problemática si el accidente automovilístico aparentemente fue uno leve. En este artículo, discutiremos los daños por dolor y sufrimiento en el contexto de este tipo de accidente.

¿Qué son los daños por dolor y sufrimiento?

Los daños por dolor y sufrimiento hacen referencia al estrés físico y/o emocional asociado con un accidente y las lesiones causadas por el accidente. Por ejemplo, si un conductor sufrió quemaduras graves en un accidente automovilístico, el conductor probablemente recuperará dinero por la agonía causada por la quemadura en sí misma, el tratamiento asociado, las molestias causadas, y cualquier limitación impuesta al estilo de vida del reclamante. El conductor probablemente también recuperará dinero por el estrés y las limitaciones asociadas por quedar con cicatrices o desfigurado permanentemente.

No hay daños por dolor y sufrimiento en una reclamación contra el seguro sin culpa

La mayoría de los estados en los EE. UU. contemplan un sistema estándar de responsabilidad con base en la culpa después de un accidente automovilístico, donde la persona que causó el accidente se considera negligente y es declarada responsable financieramente por todos los daños razonables que sean resultado de la colisión.

No obstante, hay alrededor de doce estados que tienen un sistema de seguro "sin culpa." En estos estados, usted no puede interponer una reclamación por lesiones personales, y no puede cobrar la compensación por daños por dolor y sufrimiento, a menos que sus facturas por servicios médicos superen un umbral de cierta cantidad de dólares que varía entre estados. Otros estados requieren que la reclamación cumpla con un umbral de "lesión grave," la cual también tiene definiciones diferentes entre estados.

Para el resto de los estados, aplican normas estándar. En otras palabras, siempre que usted pueda probar que la negligencia de otra persona le causó un daño, puede recuperar una compensación de esa persona (usualmente a través de su póliza de seguro de automóvil), incluyendo los daños por dolor y sufrimiento.

Cálculo del "dolor y sufrimiento"

Por cuanto no hay una norma fija ni rápida para calcular el "dolor y sufrimiento," puede ser fácil de sobredimensionar.

Para calcular el dolor y sufrimiento, las compañías de seguro evalúan la gravedad y permanencia de sus lesiones corporales. En otras palabras, usted tendrá derecho a más dinero por dolor y sufrimiento si se rompió tres costillas que si solo tiene moretones en la pierna. Lo cual tiene sentido. Mientras más grave y permanente sea su lesión, más dolor y sufrimiento experimentará.

Las compañías de seguro típicamente multiplican el importe de las facturas médicas por un número entre uno y cinco para calcular el "dolor y sufrimiento." Mientras más grave y permanente es la lesión, el multiplicador será más elevado. Usted, o su abogado, deberán usar su mejor juicio para estimar su dolor y sufrimiento. Debe estar preparado para explicar y justificar su cálculo en la carta de demanda que le envía a la compañía de seguro, o al abogado del otro conductor.

¿Vale la pena?

Antes de iniciar una reclamación por accidente automovilístico vale la pena considerar la gravedad de la lesión causada por el accidente, considerando el tiempo y el esfuerzo que tomará hacer la reclamación. Tratar con una compañía de seguro de automóvil puede ser una molestia, especialmente si es la compañía de seguro del otro conductor y la situación comienza a tornarse conflictiva.

Si no puede resolver su reclamación con la compañía de seguro, probablemente necesitará interponer una demanda. Un litigio puede ser costoso, estresante y consumir mucho tiempo. Además, es muy probable que tenga que rendir una deposición. Las deposiciones pueden ser extenuantes.

Antes de presentar una reclamación, o de interponer una demanda, es necesario considerar si la lesión lo vale. Si la lesión es un moretón en la rodilla, o una torcedura leve de tobillo, pudiera no valer el esfuerzo. Por supuesto, si usted incurrió en facturas significativas por servicios médicos y su vida fue afectada adversamente por el accidente, no hay duda de que presentar la reclamación es lo correcto.

Procure asesoría legal profesional

Batallar con una compañía de seguro, o con su abogado, por una reclamación puede ser frustrante y consumir mucho tiempo. Los abogados que gestionan casos de accidentes automovilísticos tratan con este tipo de asuntos todo el tiempo. Ellos saben qué sirve y qué no. Usted probablemente tendrá que pagar un porcentaje de su recuperación al abogado que lo ayude (casi todos los abogados especialistas en accidentes automovilísticos trabajan con base en la contingencia), pero muchas personas consideran que el dinero vale la pena para evitarse las molestias y maximizar su recuperación. Obtenga más información sobre cómo un abogado puede ayudarle con su reclamación por accidente automovilístico.

MAKE THE MOST OF YOUR CLAIM

Get the compensation you deserve.

We've helped 215 clients find attorneys today.

How It Works

  1. Briefly tell us about your case
  2. Provide your contact information
  3. Choose attorneys to contact you